LLAVERO MEDALLA SAN PASCUAL BAILON EN COLOR ORO

Referencia 0107011

Condición: Nuevo producto

1,75 €

Pago Seguro
Pago Seguro

Más

LLAVERO MEDALLA SAN PASCUAL BAILON EN COLOR ORO - PROTECCION -SALUD -.

Ref.:0107011

Características:

* San Pascual Bailón: metal y Resina
* Llavero Metal color Oro.
* Anilla Metálica Oro.
* Ideal para colgar llaves, moviles, pendrives etc


Un Poco de Historia:

SAN PASCUAL BAILÓN

San Pascual te concede todo lo que le pides y es capaz de obrar impresionantes milagros. A cambio, sólo exige una cosa: que no olvides cumplir la promesa que hicieras.

Fue un fraile franciscano que amó tanto y dedicó tantas horas de su vida al Santísimo Sacramento del Altar, que fue declarado Patrono de los Congresos Eucarísticos y Asociaciones Eucarísticas por León XIII el 28 de noviembre de 1897.

Aunque este santo apenas sabía leer y escribir, se expresaba con gran elocuencia sobre la presencia de Jesús en la Eucaristía.

Tenía un gran conocimiento teológico sin estudio alguno, lo que sorprendió a sus maestros.

Pascual Bailón nació en Torrehermosa, Aragón (España) el 24 de mayo de 1540. El día de su nacimiento coincidió con la fiesta de Pentecostés, llamada “la Pascua del Espíritu Santo”, y por ese motivo tomó de nombre de Pascual.

Sus padres fueron campesinos y él también se dedicó a este oficio desde los 7 hasta los 24 años. Ingresó en el convento de los frailes menores (franciscanos) de Albatera.

Debido a su poca instrucción los franciscanos le asignaron oficios humildes. Fue portero, cocinero, mandadero y barrendero.

Su tiempo libre lo dedicaba a la adoración Eucarística, de rodillas con los brazos en cruz. Por las noches pasaba horas ante el Santísimo Sacramento. Continuaba su adoración tarde en la noche y por la madrugada estaba en la capilla antes que los demás.

Tiempo después fue enviado a París a entregar una carta al general de la orden, y en el trayecto “abiertamente profesó la verdad de la Eucaristía entre los herejes y, por ello, tuvo que pasar por graves pruebas” (Breve apostólico Providentíssimus del Papa León XIII). Por ello se intentó asesinarle.

Pascual falleció en España el 15 de mayo de 1592, durante el Domingo de Pentecostés, y se sabe que obró muchos milagros después de su muerte.

Fue beatificado el 29 de octubre de 1618 por el Papa Pablo V y canonizado el 16 de octubre de 1690 por el Papa Alejandro VIII. Su culto floreció sobre todo en su tierra natal y en el sur de Italia y se difundió ampliamente España y América del Sur.

Entre los milagros que se le atribuyen destacan la multiplicación del pan para los pobres, la curación de enfermos, el don de profecía y el que narra cómo de una piedra salió agua para unos pobres.

La tradición popular afirma que muchas veces orando experimentaba tanta alegría que se ponía a bailar (por eso algunos creen que su apellido es un apodo por esta reacción característica).